La escoba de PICHANILLA barre y purifica.

Tiempo de lectura
1minuto
Leído

La escoba de PICHANILLA barre y purifica.

Abril 01, 2015 - 21:25
Posted in:
0 comments

Una costumbre muy argentina, barrer con la escoba de pichanilla hace unos cuantos años atrás era algo muy común.

“…Con una escoba de PICHANILLA, una chinita barriendo el patio…” PAISAJE DE CATAMARCA, la hermosa zamba que escribió y le puso música Rodolfo “Polo” Giménez, hace alusión a la escoba de ese arbusto bien argentino que se usaba antiguamente para limpiar el patio, aunque algunas mujeres todavía la siguen utilizando.

Las actividades del trabajo diario, nos llevaron hacia el sur de nuestra ciudad (Santa María-Catamarca)  en el marco de la campaña solidaria, que nos comprometimos a realizar, el Complejo de Comunicaciones Municipal, junto  al Club “Mi Fitito Riojano” para la gente del sur tucumano afectada por las torrenciales lluvias y desbordes de sus ríos. Por esta razón nos fuimos hasta Loro Huasi, pasando previamente por El Recreo, a no más de 4 km de la plaza principal de la ciudad,  donde nos esperaba para hacer su aporte, la Sra. Delicia Centeno, una vecina muy conocida que siente gran satisfacción de poner su granito de arena para la mencionada campaña. Cuando llegamos la sorprendimos barriendo su vereda con una ESCOBA DE PICHANILLA, como la de la zamba..!  Y los recuerdos se hicieron presente, idénticas imágenes  de un tiempo pretérito pero real, cuando ver a las amas de casa con ese elemento de limpieza en los patios de tierra era normal. Doña Delicia, que vino a Santa María desde  El Mollar, Tucumán, hace mas de 50 años  nos comentaba que la ESCOBA DE PICHANILLA, barre, limpia y purifica… de vez en cuando hay que humedecerla para una limpieza mas prolija, el horno del barro, donde la ternura de las madres horneaban el pan sabe de su presencia,  también nos comentaba Doña Delicia,  que hace muchos años, las recordadas parteras del barrio aconsejaban a las parturientas, barrer a su alrededor como una forma de evitar la “recaida” . Pichanilla, en la traducción del quechua, sería algo como “con lo que se limpia”.  La escoba de PICHANILLA, seguramente cuando la canta o la escucha en cualquier lugar del mundo algún  catamarqueño, ve “mil distintos tonos de verde” y “con una escoba de PICHANILLA, una chinita barriendo el patio…

H.V.B.