"SIEMPRE DECÍA QUE LA GENTE ERA MI COMBUSTIBLE"

Tiempo de lectura
3minutos
Leído

"SIEMPRE DECÍA QUE LA GENTE ERA MI COMBUSTIBLE"

Agosto 01, 2016 - 19:01
Posted in:
0 comments

Martín Rodriguez, corrió más de 5000 km uniendo Ushuahia con la Quiaca con fines solidarios.

"La travesía surge a raíz de un pico de stress que tuve a los 23 años, agosto del 2014, en el que quedé inconciente durante las seis horas, que las caminé e hice 10 km inconsciente, aparecí en las Sierras de Tandil. Me logran rescatar, me logran llevar al hospital de la ciudad y esa noche internado sueño que corro. Pasa de ser el sueño del peor día cuando buscaba justamente apoyo para poder hacerlo y no pasó, entonces tocaron el orgulo y lo quise hacer igual."

"Había dos opciones: de Ushuahaia a La Quiaca o la inversa. Me parecía que desde Ushuaia era el más dificil porque empezabas desde el cero y subías hasta los 5000. Entonces, me parecío entretenido hacerlo así, pero mientras lo corría me parecío bastante duro. Era la forma más dificil y me gustaba hacerlo de esta manera"

"Cuando me bajé en Ushuaia y pese a todos los no, pese a todas las complicaciones, a correr con un carro tan pesado, a no tener el apoyo económico que hubiese necesitado me dije: "Depende de mi". Así que es simplemente pasar del dicho al hecho, me motivo y mucha gente confiara en mi y que saliera todo bien.

"La mala, aunque no pensé en abandonar, fueron esas doce horas en Jujuy donde el viento sopló con una tormente de nieve. Tuve que estar tirado contra la carpa para que no me diera vuelta la misma. Más que abandonar tenía miedo que ahí se terminara todo, pero fue cuestión de ganas, aguantar y hacerlo lo más llevadero posible. Fueron doce horas en la que sopló el viento en la que se puso todo muy dificil""

"Las zapatillas que usaban eran las Adidas Boost. Para mi peso, me resultaban bastante bien, eran neutras y a eso le agregaba las plantillas. Llevé unas Salomon, no las Lab, sino unas comunes, esas para correr en el ripio y tener un mejor agarre. Antes del Desafío probé con unas Asics, pero me aconsejaron que eran para gente más pesada. Finalmente las Boost, fueron con las cómodo me sentí. Usé cuatro o cinco modelos diferentes."

"Siempre decía que la gente era mi combustible. Soy muy futbolero y era como una hinchada que me estaba apoyando tanto en la ruta como en la página. Cuando me bajo en Ushuaia, me recibe un hombre conocido en Tandil y el tuvo la actitud de cuidarme de alojarme y a partir de ahí, todo el mundo lo empezó a copiar."

"La primera localidad, Tolhuim, llegué con cuatro autos, a Río Grande llegué con 6 autos y un corredor y en Río Gallegos ya eran 17 personas acompañandome. La verdad que la gente fue muy importante. Y la página, gente que uno no conoce, cómo manifestaba lo que vivía. Por eso ahora, cuando haga el libro, quiero hacer que en algunos capítulos haya párrafos o parte  de la gente, cómo ella lo vió. He llegado a lugares en los que me han recibido 500 personas, me han acompañado 50 corriendo, pero también a lugares en donde no había nadie. Eso era doloroso, pero siempre me quedaba con lo lindo. Y el final en el que estuve muy acompañado"

"Una anécdota fue que mientras corría una me plantea y me dice, lo que va a ser cuando llegues a tu ciudad, entonces la llegada a Tandil fue pensada como la llegada y La Quiaca quedó en un segundo plano. Tenía que llegar a La Quiaca, pero sentía que tenía que hacer esos km finales para entrar a Tandil. Entonces me puse a ilusionar con ese arribo. La verdad tenía miedo porque no sabía lo que iba a pasar y fue mucho más lindo de lo que pensé. Cuando hice Mar del Plata - Tandil, sólo había conocido y alumnos de mi carrera, del profesorado de educación física. Y ahora de golpe y porrazo había gente que no conocía y una gran  cantidad. Así que bueno, el recibimiento de Tandil fue impresionante, muy lindo y mucho más lindo de lo que me imaginé. La verdad que todo el esfuerzo y todo lo duro valió la pena en esos cuatro kilómetros que lamentablemente pasaron tan rápido. El viaje pasó muy lento y el más lindo más rápido. Fue algo alucinante"

"Agradecer a LAP, que con su gran convocatoria nacional, la gente nos empezó a seguir. A Red Solidaria de Tandil que juntó alimentos. A mi familia. A Rocio, quien se encargaba de la programación de las llegadas y a Diego Simon y feliz de gente, del recibimiento de la gente. La idea es ahora hacer el libro, en estos días y me lo pongo a hacer."

"El próximo desafío es el Aconcagua, así que esta semana me lo empecé a correr un ratito para ver los dolores y tengo unos quince meses para en el 2018 empezar a hacerlo, así que en el mes de noviembre empiezo a practicar a subir cerros como para llenarme de experiencias".

Fuente: http://www.lap.cx