Joven de comunidad originaria se recibió de abogada en la UNCA

Tiempo de lectura
2minutos
Leído

Joven de comunidad originaria se recibió de abogada en la UNCA

Agosto 22, 2017 - 19:39
Posted in:
0 comments

 Ejemplo de superación de Jorgelina Guerra, oriunda de Corral Blanco, Departamento Belen.

Dra Jorgelina Guerra

Joven de comunidad originaria se recibió de abogada en la UNCA
Trabajó en casas de familia desde los 11 años. La inspiró la injusticia de su pueblo y el desarraigo sufrido. las injusticias que sufrió siempre su pueblo y el trato que recibía en cada casa donde trabajaba, Jorgelina del Valle Guerra, oriunda de la comunidad originaria de Corral Blanco, departamento Belén, es ejemplo de superación. El pasado 3 de agosto recibió su título de Abogada en la Universidad Nacional de Catamarca (UNCA). La joven de 27 años luchó desde los 11 para mejorar su calidad de vida, sufriendo desarraigo y golpeando muchas puertas que no siempre se abrieron. Actualmente, se encuentra trabajando con una pasantía en la Fiscalía Penal Nº2 y espera poder ayudar a su comunidad para terminar con el autoritarismo.

Con sus recuerdos intactos, la letrada, Jorgelina Guerra, contó parte de su historia hasta llegar a esta ciudad, luego a Capital Federal y también su retorno a la provincia.

“Para llegar a mi casa se debe recorrer un camino de cuatro horas a lomo de mula, acompañados de un burro de carga para llevar la mercadería. Mis padres subsistieron toda su vida gracias al trueque, la plata allá no se conocía hasta hace poco. De niños con mis hermanos no solo teníamos la carencia de golosinas, a veces sufríamos la escasez de la harina y mi mamá tenía que reemplazar el pan con maíz tostado o comidas con maíz molido”, recuerda.

La joven solo tiene palabras de agradecimiento a sus padres, quienes la enviaron a los 11 años a esta ciudad para cuidar de una pequeña, una familia la cobijó con la promesa de hacerla estudiar, y así sucedió hasta terminar la etapa de la escuela secundaria.

“Me acuerdo que mi papá nos sentaba y nos hablaba a mí y mis hermanos, nos decía ustedes tienen que estudiar para ser mejores que nosotros, y ese es mi mayor recuerdo siempre me dije que iba a ser abogada para ser alguien y me inspiró sin dudas la injusticia en mi comunidad y la difícil situación de vida que me tocó, en casas ajenas nadie te trata como una hija”, relató.

La letrada recordó también que sus 10 hermanos estudiaron saliendo de su casa hasta pueblos cercanos y están logrando sus objetivos. A tal punto que una de sus hermanas se recibió de enfermera, otra de docente y otra se recibió de Técnica en Tecnología.

En cuanto a su sinuoso camino para llegar a recibirse de abogada, Jorgelina no dudó en contar parte de sus momentos difíciles y también de la ayuda recibida.

Relató que desde su corta edad la explotaban en algunos lugares porque solo le pagaban sus apuntes y no un sueldo, como en un comercio donde no tenía tiempo para estudiar con tanto trabajo.

“Cuando terminé el secundario, me fui a la Universidad de Buenos Aires, y esa decisión me llevó a pasar por situaciones límites, me encontré en la calle golpeando puertas y pidiendo que me dejen estudiar. Pero finalmente, conocí a una señora muy buena que me entendió y me dio la oportunidad de estudiar dos años a distancia en la UBA, con el tiempo la situación se volvió complicada, ya que las demandas aumentaron en la familia que me contenía y decidí regresar e inscribirme en la UNCA, siempre trabajando en casas de familia”.

La flamante abogada se recibió con uno de los mejores promedios por lo que fue escolta de su promoción.

Se reencontrará con sus padres en el mes de septiembre cuando lleguen a esta Capital.