Premian a un Maestro jujeño de camina 12 horas para dar clases

Tiempo de lectura
1minuto
Leído

Premian a un Maestro jujeño de camina 12 horas para dar clases

Septiembre 17, 2016 - 08:15
Posted in:
0 comments

Marío Guillermo Duarte tiene que caminar doce horas entre ida y vuelta para dar clases en la Escuela N°76 del paraje Molulo a 4200 metros de altura, en Tilcara (Jujuy). Allí enseña a un puñado de niños que viven en la soledad de la montaña. Le entregaron el premio nacional al "Buen Desempeño", para él fue "una caricia para el alma". 

Molulo está alejado del mundo, a 4200 metros de altura, en un lugar al que sólo se llega con mula o algún caballo, allí en este caserío jujeño al este de Tilcara hay una escuela rural que desafía al viento, las distancias y las soledades. Mario Guillermo Duarte, es el maestro da clases allí y para llegar a la escuela camina doce horas. El 11 de Septiembre recibió el Premio Nacional al “Buen Desempeño”

Con las coordenadas exactas, al paraje cuesta verlo hasta con mapa satelital, no figura en los mapas, pero está allí y está dentro de nuestro país, tan argentino como cualquier pueblo, en ese rincón olvidado entre quebradas, valles y altas cumbres se desarrolla la vida. Un puñado de familias trabajan y tienen aquí su lugar en el mundo. Los niños del paraje y de una amplia zona concurren a la Escuela N°76. Cada familia tiene una montaña como casa, y alrededor de ellas los senderos comienzan en las casas y terminan en este establecimiento donde Marío Duarte decidió formar a los futuros hombres y mujeres que habitarán estos cerros.

El premio que le dieron es poco pero justo para destacar el enorme esfuerzo que realiza al caminar seis horas de ida y otras seis de vuelta, para dar clases. El reconocimiento le fue otorgado en la casa natal de Sarmiento, en San Juan, y asistieron el Ministro de Educación, Esteban Bullrich, el gobernador sanjuanino Sergio Uñac y la Ministra de Educación de Jujuy, Isolda Calsina. El maestro, acostumbrado a la soledad y el silencio, manifestó que el premio era una “caricia para el alma porque uno muchas veces trabaja en silencio y no piensa que alguien se detuvo un momento a ver lo que haces en la escuela”, sostuvo a un medio de Jujuy con la humildes de los grandes.

La Escuela, por su ubicación da clases veintiún días corridos, luego los alumnos descansan diez y vuelven. Sólo se puede llegar en mula, caballo, o caminando. Cuando le entregaron el premio, el auditorio que era testigo de este emotivo acto, aplaudió de pie a este maestro que sin esperar nada a cambio hace lo que tiene que hacer y para lo que se formó: enseñar.

Fuente: 

http://elfederal.com.ar