Pedaleando para sumar miles de “mujeres bici-bles”

Tiempo de lectura
4minutos
Leído

Pedaleando para sumar miles de “mujeres bici-bles”

Septiembre 13, 2016 - 15:46
Posted in:
0 comments

Andrea llegó en bici a Tucumán desde su Colombia natal, y su cruce continental responde a una causa: ampliar su red “Mujeres bicibles”, que invita a las chicas a usar la bicicleta sin temores. Perspectiva de género.

Cuando ingresó por primera vez a San Miguel de Tucumán, en bicicleta, sintió que iban a matarla. 

- ¿Cómo matarla?

- Bueno, sentí que iban a atropellarme. El tránsito es bastante violento y agresivo con el ciclista. No sé cómo será con el peatón. Nos pasaban por al lado a toda velocidad, como si no nos vieran.

Andrea María Navarrete Mogollón, de 34 años, llegó hace unos días a nuestra provincia luego de un largo viaje, desde su ciudad natal, Bucaramanga, en Colombia. Pedaleando visitó Ecuador, Perú, Bolivia y el norte de Argentina. Y hoy volverá a subirse a su bici para llegar a otros caminos de Paraguay, sur de Brasil, Uruguay, Argentina de nuevo y Chile. Esta larga aventura de la literata y Magister en Filosofía no se trata sólo de cortar con la vida rutinaria, vender todo y agarrar la ruta: fue eso y también dar a conocer y ampliar su red “Mujeres Bici-Bles”. La agrupación busca enseñarles a pedalear, transitar por los caminos que deseen, liberarse de sus miedos y ponderar la bicicleta como medio de transporte.

“Cuando estudiaba en la universidad era la única mujer que llegaba en bicicleta. En la calle, de manera urbana, sólo veía a unas pocas. Y, con la sola observación, noté que hay muchos factores que inhiben a la mujer: el acoso callejero, las cuestiones estéticas y culturales preestablecidas (las mujeres no transpiran, no se ensucian, no se les corre el maquillaje, deben salir en falda) y la percepción de inseguridad que tenemos las mujeres es diferente a la de los hombres. Entonces, mi idea, para profundizar sobre ello, es realizar una tesis doctoral sobre la movilidad con una perspectiva de género”, cuenta Andrea María a LA GACETA.

Su hazaña comenzó el 30 de enero y desde entonces “Mujeres Bici-Bles” ya tiene sede en Salta, Quito, Lima, Cuenca, Santa Cruz de la Sierra y La Paz. Próximamente, también en Tucumán se formará esta agrupación.

- ¿Cómo ves el tránsito de nuestra ciudad?

- Veo mucha violencia. Te doy un ejemplo: una amiga me llevó al microcentro en automóvil. Como el tránsito estaba colapsado, y el semáforo en verde, la conductora decidió no pasar para no trabarlo más. Todos comenzaron a pitar (tocar la bocina) y hasta un hombre se bajó de su vehículo y comenzó a insultarnos. Nos amenazó: dijo que iba a pasar su auto por encima de nosotras. ¿Pueden creer eso? La gente se queja de que no puede pedalear y se entiende. Conozco personas que no salen en bici porque tienen miedo de que los atropellen y los maten a ellos o a sus hijos. 

- ¿Qué otras primeras impresiones te llevaste?

- En muchos lugares hay pavimento defectuoso, hostilidad y no hay infraestructura para el ciclista. 

- El municipio dijo en varias oportunidades que nuestras calles son angostas para la infraestructura que necesita para darle lugar a las ciclovías. ¿Qué opinás?

- Hay calles angostas en todas partes del mundo. Eso no es un problema. De todas formas, si hay que sacarle espacio a alguien, tiene que ser al auto. Me refiero que si van a hacer una infraestructura ciclista, no tienen que quitarle espacio al peatón sino al auto. La bicicleta es un vehículo y tiene todo el derecho a circular por una vía.

- ¿En tu recorrido viste esa violencia o esa falta de estructuras?

- Es una tendencia. Las ciudades latinoamericanas están en las mismas condiciones en su mayoría: falta voluntad política e infraestructura, hay colectivos de personas que hacen bulla pero que no tienen incidencia política, ni tampoco el gobierno les da importancia. Algunas ciudades tienen buen pavimento, pero no pacifican las vías. Es decir, no ponen reductores de velocidad. Vi mucho en las entradas vías que van a 100 u 80. Imagínate un carro a 100 y una bicicleta a 17 km por hora. Eso es terrible para un ciclista. Hay que poner reductores de velocidad y llamar al atención sobre la presencia de ciclistas. Esas son algunas soluciones.

- ¿Qué opinás de las ciclovías?

- Yo no soy partidaria de ellas. Soy partidaria de la tolerancia en la vía. Todos tenemos derecho a movilizarnos. Creo que la cicloruta es necesaria, pero creo más en la tolerancia, en la posibilidad de compartir, de entender que hay otro, que su vida es tan frágil como al mía. Además, lo que propongo es más barato, sano y saludable. Ese pensamiento no lo tenemos. Veo furiosos por las vías. Eso es lo que tenía el señor que se bajó del carro para insultar a mi amiga. Por otra parte, pedir ciclorrutas es como esperar a que los gobiernos se les dé la gana de hacernos esa ciclorruta. Se necesita andar en bicicleta ya y no esperar. Necesitamos cambiar nuestros hábitos para ayudar al mundo. No es una mirada hippie; es consciente y real.

- ¿Creés que el sistema de estacionamiento pago (proyecto municipal aplazado hasta 2017) dificultará el uso de la bicicleta en nuestro microcentro?

- Con ese proyecto le están dando espacio al carro y le quitan espacio a la gente. Si vas al centro, deja el carro en la casa y ve caminando. Hay un documental “Bikes vs cars” que es apropiado y necesario que todo el mundo lo vea. En el filme hay una narración en off que me llama la atención: dice que en 2050 habrá más espacio ocupado por un carro que por vida humana. ¿Se dan cuenta de eso? Más basura que seres humanos. Ese documental muestra esa tensión que existe entre ciclistas y automovilistas. 

- ¿Qué es la bicicleta para vos?

- Siempre me moví en bici. Considero que es un instrumento de libertad y de política, porque yo decido cómo moverme. Por ello considero que la ciudad debería brindar mejores garantías a los ciclistas. Hice militancia y activismo desde la bicicleta en mi ciudad. Por ello nació “Mujeres bici-bles”; para que más mujeres usaran la bicicleta como medio de transporte.

 

 

ciclovías tucumán: Menos estrés, más bici,  

 

“Menos estrés más bici. Una acción ciudadana” es el eslogan de Ciclovías Tucumán. La agrupación propone el uso de la bicicleta para combatir el caos urbano, la contaminación y el estrés. Y desde hace dos años le vienen planteando a la Municipalidad de San Miguel de Tucumán ciclovías en el centro de la ciudad. La organización pide que se establezcan 10 kilómetros (o 100 cuadras) de ciclovías por seis calles céntricas: Laprida, 24 de Septiembre, 25 de Mayo, San Martín, Ayacucho y Chacabuco. De acuerdo con los estudios que realizó Ciclovías Tucumán, esas 100 cuadras bastarían para descongestionar el tránsito en el centro

 

Consigna
Ciclovías Tucumán: Menos estrés, más bici  

“Menos estrés más bici. Una acción ciudadana” es el eslogan de Ciclovías Tucumán. La agrupación propone el uso de la bicicleta para combatir el caos urbano, la contaminación y el estrés. Y desde hace dos años le vienen planteando a la Municipalidad de San Miguel de Tucumán ciclovías en el centro de la ciudad. La organización pide que se establezcan 10 kilómetros (o 100 cuadras) de ciclovías por seis calles céntricas: Laprida, 24 de Septiembre, 25 de Mayo, San Martín, Ayacucho y Chacabuco. De acuerdo con los estudios que realizó Ciclovías Tucumán, esas 100 cuadras bastarían para descongestionar el tránsito en el centro

Fuente: www.lagaceta.com.ar